¿Conoces el origen del yogur helado?

Todos sabemos que las pizzas son italianas, la sidra asturiana, las hamburguesas de Hamburgo o que la cerveza se inventó en la antigüedad. Pero, ¿qué sabemos sobre el yogur helado y su origen? ¡Hoy hablamos de ello!
Origen del yogur helado

El yogur helado no es sólo uno de los postres más deliciosos que existen y una de las mejores cosas que nos podemos llevar a la boca, también destacamos sus valores nutricionales, siendo un producto sano y necesario para nuestra alimentación.

¿Pero qué conocemos de él? Todos sabemos que las pizzas son italianas, la sidra asturiana, las hamburguesas de Hamburgo o que la cerveza se inventó en la antigüedad. Pero, ¿qué sabemos sobre el yogur helado y su origen? En este artículo trataremos de contártelo y explicarte cómo se ha ido desarrollando, desde que se inventó, hasta que se implementó.

Si nos adentramos en el origen del yogur helado no nos vamos muy lejos, pues hay que tener en cuenta que la posibilidad de tener una nevera o un congelador en casa, incluso en un restaurante o local hostelero, no data de hace mucho. La fecha de la primera congelación de alimentos para usos comerciales es de 1842, época que ahora puede que percibamos como lejana, pero no lo es en absoluto.

El yogur helado ha evolucionado mucho

El yogur helado, ese delicioso y saludable postre, tiene su origen en Estados Unidos. Al principio, su sabor tenía un gusto mucho más amargo del que hoy tiene y llevaba yogur natural además de arándanos y frutos del bosque. Éste fue el primer tipo de yogur helado que se comercializó y que se vendió en las tiendas y grandes superficies del gran país norteamericano.

Más adelante, el yogur helado fue cambiando en sus sabores y características hasta conseguir una gran variedad: fresa, plátano, mango… También evolucionaron los “toppings”, que se fueron actualizando y haciéndose cada vez más variados, adaptándose siempre a las tendencias del mercado y a los gustos de los consumidores.

Yogur helado con toppings

 

El yogur helado lleva ya varios años, décadas incluso, en nuestro país, sin embargo, se ha popularizado mucho más en los últimos años y es uno de los productos más demandados durante los meses más calurosos del año: junio, julio, agosto y septiembre.

Se sirve siempre o casi siempre con toppings, y tanto hoy como al principio de su historia… ¡Hay que acabárselo antes de que se funda!